Mi "experiencia" en el Velero Essie

by - miércoles, agosto 05, 2015

Buenos días;

Ayer llegué algo quemadita a casa, y no precisamente por el sol que coronó en Alicante durante todo el día y a donde fui expresamente con una amiga para, lo que se supone iba a ser el disfrute del Velero Essie, que como seguro que muchas sabéis está recorriendo cada día diferentes puertos del Mediterráneo.


Estoy segura de que no todo el mundo tendrá quejas sobre este acontecimiento, pero creo (en nombre de mi amiga y mío) que tengo que exponer en este, mi rincón, lo que sentimos tras acabar la media hora de "experiencia" (porque igual que me habría encantado contar que todo fue maravilloso, cuento que no lo fue), porque de verdad que no hubo nada que nos hiciese haber sentido que hubiese merecido la pena ir. Pero, antes de seguir, empecemos por el principio.

  • El día 24 de julio me llega un mensaje a la pestaña de promociones de Gmail. Lo abro y veo que trata sobre el Velero Essie, un velero con el que la marca recorrerá durante varios días algunos puertos del Mediterráneo para promocionar la nueva colección de esmaltes de verano. El mensaje decía lo siguiente: "Sólo por formar parte del essie lovers club, te damos la oportunidad de inscribirte para subir a nuestro velero, ser parte de la flota y conseguir una experiencia VIP. Manicuras muy veraniegas y cocktails refrescantes te esperan". El caso, es que me pareció un plan bastante interesante, ya que nunca he navegado en velero y me hacía bastante ilusión vivir algo nuevo, así que lo comenté a unas amigas de Esmaltando con Ñ que son de la zona, por si querían ir y nos veíamos. Estuvimos hablando toda la tarde y al final me comentaron que no podían, así que se lo comenté a otra amiga mía, ya que a pesar de que el correo de la promoción me llegó esa misma mañana, el concurso empezó el 22 de julio y terminaba a las 23:59 horas de esa misma noche (cosa que no me hizo mucha gracia, para ser sincera). Cuando mi amiga me dijo que me acompañaba, mandé mi elección de día y ciudad y mi correspondiente comentario original (indispensable para poder ser una de las 15 afortunadas en disfrutar del paseo en el velero) al mail de Essie.
  • Ya pensando que no había tenido suerte (porque según las bases el mismo día 24 se decían las ganadoras, porque además el día 25 ya salía un velero desde Barcelona, lo cual también se me hacía rarito en su día por la hora a la que he comentado que acababa el concurso), llegó el día 27 de julio y, toda ilusionada, vi que había sido una de las afortunadas. El mail decía lo siguiente: "¡Un verano a todo color! La semana pasada te inscribiste para subir al velero en Alicante, y poder disfrutar de un cocktail y una manicura a bordo. Has sido una de las 15 afortunadas en conseguir esta experiencia. ¡Muchas felicidades! Para ello tienes que contactar con nuestra compañera Ana y acordar con ella la hora de tu cita. Después sólo tienes que acudir con tu acompañante al Club Hot Beach en el Centro Comercial Panoramis, en el Puerto. Allí identifícate con tu e-mail, diciendo que eres una de las 15 ganadoras del Essie Lovers Club. ¡Y a partir de ahí... a disfrutar! Esperamos que te guste la experiencia en el velero y que pases un día inolvidable. ¡Un abrazo lleno de color!". No os podéis imaginar lo mucho que me alegré, porque parecía un plan perfecto.
  • Tras una semana, recibo la llamada de Ana para escoger la hora de la cita (porque cuando la llamé al enterarme de que era una de las ganadoras me dijeron que se pondrían ellos en contacto uno o dos días antes). Y bueno, por fin llega el momento de ir a Alicante (era sitio que nos pillaba más cerca de todos los que incluía la promoción) para disfrutar de nuestra experiencia". Salimos de casa a las ocho, porque por delante nos esperan unos 150 km, dos autobuses distintos y dos horitas de viaje, pero como el plan nos entusiasmaba, ahí que íbamos más contentas que unas castañuelas a vivir un día para recordar. Llegamos sobre las 10 a Alicante, así que pasamos el día recorriendo un poco la ciudad hasta que llega la hora de nuestra cita. Ya en el Club Hot Beach (por cierto, os aviso, por si me leéis, de que cuando pinché en el enlace de la página del club desde mi correo empezaron a saltarme avisos del antivirus) trato de identificarme (y digo trato porque me preguntaron mi nombre y ni tiempo tuve de responder) y nos recibe Laura, que nos dice si yo era la ganadora (así como "tú ser humana 1") y si mi amiga era la acompañante ("humana 2"). Y con esas (sin preguntar mi mail ni cerciorase bien de mis datos), Laura (que a pesar de lo que pueda parecer era muy maja) nos acompaña en un barquito que nos llevaba a otra parte del puerto, que era donde estaba el Velero Essie. Por el camino, nos comenta que lo pasaremos muy bien, que lo disfrutemos y que hace buen tiempo e iremos bien en el barco, que no se nota mucho el vaivén del mar y que si nos mareábamos o cualquier cosa, lo dijésemos que se volvía sin problemas (porque decía que a algunas chicas les había pasado y tal). ¡Como os podéis imaginar, en ese momento nuestra ilusión era máxima, porque estábamos a un paso de montar en el velero, navegar (ya que ese era el principal atractivo de nuestro viaje) y disfrutar de una buena manicura a bordo!
  • Pero conforme las ilusiones suben... bajan... Laura nos deja en el velero, donde había dos chicas y dos chicos. Y bien, sin encender el motor ni nada, porque según una de las chicas hacía viento y así no se podía ir (llamemos viento a lo que era una ligera y apacible brisa, pero como no entiendo de barcos, dejemos este punto en neutro por el momento), la otra chica se pone a hacerme la manicura, tras mi elección del color... Y bueno... Dicen que una imagen vale más que mil palabras (aunque esas mil palabras vendrán después y al final tendréis más fotos de la manicura).

Pues bien, en Essie llaman manicura a pintar las uñas mal y corriendo. Pero os cuento con más detalle. Como os decía arriba, te daban a elegir el color (había algunos de la nueva colección y otros de otras colecciones), así que escogí el Peach side babe (yo iba con intenciones claras de coger el Chillato, pero no lo tenían) y ahí empezó el despropósito. Mientras me decía que mis uñas estaban muy bien cuidadas, la chica empezó a aplicar una capa de base, pero la aplicaba de forma totalmente chapucera. A pegotes, sin cuidar bien las pinceladas... En cuanto acabó con la base, cogió el esmalte de color y más de lo mismo... Como ya podéis ver en la foto, bordes sin pintar, se salía de las uñas (en la uña del meñique se puede ver un poco de pintura en la piel). Y ahí dices tú para tus adentros que ahora te echará una segunda capa y que por lo menos te limpiará un poco los bordes y todas esas cosas, pero no... Solo se limitó a mojar un algodón en acetona y rozarme con él una sola cutícula... Y con eso y un bizcocho, ya le tocaba a mi amiga a la que por supuesto, más de lo mismo (sus uñas son pequeñitas, así que en algunas había más esmalte fuera que dentro de ellas). Para que no parezca todo malo, diré que la chica era agradable (nos iba dando conversación sobre si nos gustaban los esmaltes, que si tus uñas cual, si las tuyas tal, si un limadito te vendría bien...), pero como manicurista dejaba mucho que desear...
  • Tras el momento manicura (más zumito de naranja para mí, más vaso de agua para mi amiga, más cuatro golosinas), empezaron a vivirse los momentos de pensar que el barco no navegaba ni porque hacía aire ni porque no hacía, sino porque en ese momento no les convenía... Y os explico... Una vez pasado el momento de fervor "manicuril" y las fotitos que la otra chica echaba para que luego todas las experiencias parezcan maravillosas en la web de Essie (estoy segura de que mi cara no refleja en esas fotos nada maravilloso) ya empezábamos a sobrar, así que pasado el momento "foto aquí y foto allá, coge el cojín de Essie, coge el cojín, y el velero sin navegar, qué diversión, qué diversión", la chica de las fotos (e inseparable del móvil) recibe una llamadita de la tal Ana y suelta un comentario, EL COMENTARIO, de que Ana iba a llegar en un rato con el grupo de BLOGGERS (yo en ningún momento dije que lo fuese, pero tampoco entro en esa categoría). En ese momento, como comprenderéis atas todos los cabos y piensas que tú estás ahí amargada, en un velero parado, con una manicura penosa, para nada, mientras que en un rato, vendrán las invitadas (con todos mis respetos hacia ellas, porque no tengo nada en su contra) a las que les darán su paseo y les pintarán las uñas supongo que con un poco más de decencia (y si no lo fue así tranquilas, que no veréis las manicuras en sus blogs).
  • Pues bien, en ese momento ya estaba yo bastante irritada, porque la chica aseguraba que el barco ya venía a por nosotras, así que mientras, para aliviar tensiones (supongamos) se puso a preguntarnos si eramos de Alicante y le dijimos lo que había, que no, que veníamos desde el quinto pino para VIVIR LA EXPERIENCIA DEL VELERO. En ese momento, para alterar más mi ya alterado yo interior, se acerca uno de los chicos de la tripulación y enciende el motor (supongamos que cuando alguien enciende el motor es porque se puede navegar, porque como digo, el mar estaba en calma y no hacía un viento para nada fuerte) y le pregunta a la chica si en el barquito venía más gente y tal (porque claro, te prometen navegar y tal), a lo que la chica le contesta (con una mirada asesina) que no, que nosotras ya nos íbamos y que no sabía si la famosa Ana llega sola o no en el barco. Aquí ya si hilamos un poco y pensamos mal, acertamos. Y como era de esperar, Ana llegó sola, así que con esas, nos tuvimos que montar de nuevo en el barco que nos llevaba al puerto de nuevo y adiós. Al bajar, Ana y la chica de las fotos se fueron por su lado y mi amiga y yo por otro (porque sinceramente estábamos un poco flipando ante el asunto), hasta que se nos acercó la chica fotos a decirnos que esperaba que lo hubiésemos pasado bien y tal (Sí, vamos, de maravilla). A parte de eso, nada más, ni un "perdonad que no haya navegado, ya lo sentimos (además estando en el velero solté que nos habría hecho ilusión navegar y ni caso), igual si os pasáis un poco más tarde se puede salir, porque es una pena tantos km para nada...". ¡Nada de nada!
  • Y diréis, bueno, pues si hacía viento o no, o lo que fuese, no saldría nadie después... Tras eso, nos fuimos del puerto y volvimos unos 10 minutos después y... ¡Sorpresa!. El barco no estaba atracado. Más tarde, una amiga tenía también su turno (junto a dos chicas que parece que por la mañana no pudieron montar o algo así y las habían reubicado, cosa que a nosotras ni sugerirnos) y ¡Sorpresa!, también navegaron, sobra decir que con las mismas condiciones de viento que habían habido dos horas antes.

Como veis, en definitiva, para mí y mi amiga fue una experiencia penosa, porque después de ver que se podía navegar no nos sentimos muy bien atendidas y el otro punto fuerte que era la manicura, fue todo un despropósito (ni limpiar las uñas, ni limar... como digo, se limitaron solo a pintar las uñas y encima mal).

Sinceramente y después de esto, no volveré a participar más en ningún concurso de Essie, porque me ha terminado de quedar claro como son sus acciones de márketing, así que me limitaré a disfrutar de buenas experiencias de verdad, como las que viví por ejemplo en Flormar (donde una vez disfrute de una sesión de maquillaje perfecta con Isa, del blog Amigas Make Up, de la que descubrí que tenía ese blog un mes después o así de la sesión y por casualidad) o una verdadera manicura con productos Mavala en Perfumerías Arenal (la podéis ver en esta entrada). Experiencias totalmente gratuitas también, pero satisfactorias, porque si haces algo gratis como marca, es porque quieres, así que por lo menos, hazlo bien y no solo para tener cuatro fotos llenas de alegría (cuando a saber cuántas chicas se quedaron sin navegar también).

Por último, os dejo un último comentario sobre la "experiencia", y fue una curiosidad en la elección de los esmaltes y es que, en vez de tener una serie de esmaltes nuevos de los que tú eliges uno y luego te lo llevabas a casa, no. Tú podías elegir uno y luego llevarte otro distinto, con lo cual otra persona podría llevarse luego ese esmalte ya usado (de hecho cuando mi amiga se puso a elegir le quisieron endosar descaradamente uno que parecía más usado que otro) en vez de uno nuevo que es como debería ser.

Antes de despedirme por hoy, os dejo con más fotos de la "manicura" (y es una pena, porque están hechas varias horas después de llegar a casa y algún trozo de pintura de los de las cutículas seguro que saltó por el camino).





Espero de verdad que muchas de vosotras disfrutaseis de la experiencia, pero a mí el penoso rato que pasamos mi amiga y yo no me lo hace olvidar nadie.

Y nada, después de este tocho reivindicativo (porque juro que acabé muy, pero que muy hastiada) me despido por hoy. ¡Nos vemos en la próxima entrada! ¡Besos!

You May Also Like

11 comentarios

  1. Madre mía! como para no estar enfadada!!! Pero y a esto lo llaman manicura?? Y buena publicidad?? La verdad es que es una lástima que os pasaran estas cosas, sobretodo de una marca tan conocida....es una pena que os llevarais el disgusto, desde luego, pintaba muy bien el plan....pero con esos resultados...

    ResponderEliminar
  2. Pues valla tela, menudo timazo estos de essie. La verdad que son penosos hacer esas cosas para perder clientela por que asi se te quitan las ganas de usar cualquiera de sus productos. La manicura una niña la hace mejor como tu dices penosa. Pero bueno de estas cosas también se aprende la pena es la paliza de viaje para eso. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Ay madre! Vaya experiencia fea! Desde luego que mal habla eso de una marca que se supone que es tan "fina". Y la manicura es todo un pastel, que pena que os dieseis ese viaje para nada, perfecto que lo cuentes!

    ResponderEliminar
  4. Me parece inaudito que una gran
    marca de esmaltes, haga este tipo de acciones. Lo que se supone que debe ser una buena experiencia, se convierta en tan mala.
    Ahí se ve el propósito de la marca, que es tratar de una manera inmejorable a cierto sector blogeril, para que éstas vendan su marca y realmente no tengan en cuenta a la clientela.
    Gracias Raquel, por contarnos, tu experiencia, no todas lo hubieran hecho. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Raquel!!

    Menuda faena te han hecho en las uñas!! Si mi sobrina de 3 años las pinta mejor!
    Yo me quedé con las ganas de asistir a alguno pero viendo lo visto, tampoco me he perdido nada...
    También es verdad que "quiero pensar" que te tocó una mala manicurista, porque yo en Madrid asistí a un curso de automaquillado de uñas que organizaba 20+3 de Essie y la chica que nos enseñó me pareció muy profesional y para nada pintaba así las uñas jajaja (es que me da hasta la risa de ver la manicura enserio...)

    Yo desde mi experiencia pensé en "menuda criba tiene que hacer Essie para escoger manicuristas para sus salones" Pero veo que no es así...o al menos para eventos (la chica que me dió el curso era maricurista del salón) y eso al ser una marca tan "famosilla" debería cuidarlo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Vaya tela! ... Es una lástima que os hayan hecho pasar por esa experiencia tan desagradable... Porque no es como que ustedes les pidieran nada, ELLOS lo ofrecieron y como tan lo deberían cumplir, porque si no es publicidad engañosa... Ya ves tu lo que le cuesta a Essie un potecito de esmalte, vaya rácanos... Esto son errores graves de marketing, porque vale, tratarían bien a las blogers, pero al final del día las que compramos esmaltes somos nosotras , que tontería ...

    ResponderEliminar
  7. Me quedo muerta!!! Y no le dijiste a la tal Ana que había sido de vergüenza? Y encima la cantidad de kilómetros que os hicísteis, menudo despropósito de experiencia...
    Besis

    ResponderEliminar
  8. Dios mio guapa me imagino la desilusión tan grande, haber viajado kilometros para nada, es una pena que esta marca tan reconocida haya hecho esto, Ami este tipo de gentes me hace pensar que mientras compres sus productos a ellos no les importa si la pasaste o no bien y lo unico que aran actuando así es perder clientela. Yo si les hubiera dicho la verdad que fue una experiencia horrible, creo que mereces que te den una disculpa.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  9. Hola Raquel,
    yo también tuve una experiencia mala con el velero essie. No sólo no me subieron al velero sino que encima me hicieron una manicura chapucera que a las 4 horas me salto, además la hacían la manicura a todas las que pasaban por el club en el que yo estaba en Valencia,premiadas o no.
    Como no me quedé conforme les he reclamado vía email y aún sigo peleando con ellos, me han recomendado en la OCU que les haga una reclamación por escrito si hoy no me contestan la hare.
    Ya que tú tampoco has tenido una experiencia positiva te recomiendo que hagas lo mismo que yo y reclames que no se queden sólo con un comentario en tu blog.
    Un beso muy fuerte y un abrazo y para lo que necesites ya sabes dónde estoy.
    Hasta pronto amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he ido a sitios como la OCU, porque al ser algo gratuito siempre pueden lavarse las manos. Lo que hice yo fue darles el follón por todas sus redes sociales y me llamaron por teléfono. ¿El problema? Que a pesar de lo detalladamente que conté mi experiencia, o no la leyeron bien o no quisieron, porque la chica que me llamó aún tenía una serie de excusas que soltarme, y me dejó perlas como que todo el mundo tuvo su experiencia "maravillosa" (que no lo niego, pero sé que mucha gente habrá podido salir descontenta, como por ejemplo tú, pero dejar el tema pasar, con lo cual solo vemos las cuatro opiniones "maravillosas"), que como pude ver, en otros sitios las manicuras fueron "la pera" (que tampoco digo que no, porque lo vi, pero así debería ser en todos sitios) y que nunca más volverían a contratar a la chica que nos hizo las manicuras en Alicante (que digo que por contratar la pueden contratar, pero para que haga lo que sabe hacer, que no era precisamente la manicura).

      Luego, como me suponía, acabó la llamada (después de la sarta de excusas que se desmontan con solo leer este post) me dijo que le diese mi dirección postal, porque desde la marca querían compensarme y que pudiese seguir "disfrutando de mi experiencia Essie". Como podrás imaginar, dije que no, porque mi "Experiencia Essie" debería haber sido otra y no ese cúmulo de penosidades (y lo siento, pero con cuatro esmaltes que a ellos no les cuestan nada no me va a hacer cambiar mi opinión sobre el trato ni sobre la marca). También cabe de decir que me invito a otra jornada de velero, a sabiendas de que tampoco iría porque como ella misma me decía, saben que "todos los sitos que quedan te quedan muy lejos". Y también me quisieron ofrecer una "Experiencia Essie VIP" en Madrid, pero como digo, yo quise que mi día en el velero fuese bueno y no lo fue, y con otra cosa para quedar ellos bien como marca no me van a contentar, porque se nos debería haber tratado así desde el principio, que para eso lo prometían.

      ¡Besos y gracias por contar tu experiencia!

      Eliminar
  10. Buenos días a tod@s! una vez finalizado ya la acción de ESSIE a bordo del velero por las costas españolas, os invitamos a ver algunas de las fotos para que conozcáis más en profundidad como se ha desarrollado. Un saludo a tod@s y a vuestra disposición: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.867241590027253.1073741845.104268496324570&type=3

    ResponderEliminar